Para una mejor experienciagira el movil

Compartelo con tus amigos

La cebrita que quería rayas

"A veces retroceder es la única forma de continuar". El mensaje, que puede sonar algo contradictorio, es en esta película de animación sudafricana toda una síntesis de los temas que abarca.

Hay una cebra que nació diferente al resto -no tiene rayas negras de la mitad del cuerpo hacia la cola-, por lo que la cargan y le dicen "ceb", marginándola. Y que, antes que sentarse a sufrir la discriminación, parte decidida siguiendo el consejo de un conejo: la leyenda dice que en algún lugar existe un pozo mágico de agua, donde podría recuperar las rayas.

Y por si fuera poco, no llueve desde hace rato, por lo que la supervivencia en esa región rocosa africana se hace más difícil.

Las metáforas y las comparaciones en los filmes para chicos están claras, a la vista. Pero no siempre, por fortuna, son remarcadas. Y Khumba baja su línea, pero lo hace de manera casi natural.La fauna es amplísima: están el leopardo malo, ciego de un ojo, que amenaza a las cebras, un águila negra que es blanca (?) y otros extraños especímenes, sean suricatas, cabra, avestruz, bisonte, coyote, oveja (?) y hasta una mantis.

Fuente: La Nacion (Argentina)